El duelo


El duelo ocurre en nosotros cuando perdemos algo. Puede ser a causa de la muerte de un ser querido, pero también de una pareja, un empleo o un proyecto importante.

 

Cuando alguna de estas cosas ocurre nos podemos sentir abrumados por las emociones displacenteras.

 

 

Veamos cuales son las fases del duelo:

 

-Negación:

 

En este momento no somos capaces de creernos del todo lo que está ocurriendo, que lo perdido no estará más con nosotros.

 

-Ira:

 

Aquí nos sentimos enfados, tal vez con nosotros mismos por no haber hecho algo distinto y que asociamos a la pérdida. O tal vez que aquello que se ha ido, sintiendo que en cierta manera nos ha abandonado.

 

-Negociación:

 

En este momento ya somos conscientes completamente de lo ocurrido e intentamos ver los pros y los contras de a situación.

 

-Tristeza:

 

En esta fase la tristeza es más profunda que en las demás, el dolor alcanza su punto álgido.

 

-Aceptación:

 

En este momento hemos logrado integrar la pérdida en nuestra vida. En palabras de Estarellas “sabremos que todo volverá a ir bien pero nada volverá a ser igual”

 

 

Este proceso no es lineal, podemos haber atravesado alguna de las fases, pensar que ya quedaron en el pasado y volver a ellas más tarde.

 

 

Aunque todas estas emociones son duras de vivir, lo sano es dejar que entren en nosotros, aceptar como nos sentimos e integrar, así, el cambio en nuestra vida. Si bloqueamos estas emociones, el duelo se enquista y no logramos superarlo del todo.

 

Incluso hay autores que incluyen una última fase, la de ganancia por el aprendizaje de la pérdida.

 

[Total: 7   Promedio: 5/5]